jueves, 23 de mayo de 2013

El Paraíso en Huacho


Humedales el Paraiso de Huacho:
Estos humedales reciben el nombre de Paraíso por su muy buen estado de conservación, presentan una longitud aproximada de 8 Km., con dos espejos de agua de 100m a 2km de ancho, su extensión aproximada es 690 Has. Con lagunas al norte y sur que ocupan 475.3 hectáreas (Procomhcc), las mismas que se originan por filtraciones marinas y de la irrigación Santa Rosa (desde 1972); cuyo régimen hidrológico depende de la cuenca del río Huaura. El Humedal de Paraíso presenta dos grandes áreas con comportamientos y naturaleza hídrica diferentes y predominancia de cierta vegetación en cada una de ellas. Se puede distinguir, al sur, una con cuerpos de agua de poca profundidad, con influencia mayor de aguas marinas, vegetación predominante salicornial y avifauna vinculada a dichas condiciones, suelos arenosos y salitrosos y evidente mayor evaporación que en la otra área, vientos del sur-oeste que se intensifican en horas de la tarde; y otra, al norte, con un cuerpo de agua mas profundo, influencia de agua dulce, vegetación emergente, ribereña en ciertas partes y avifauna típica de estos hábitat, suelos francos y arenosos, vientos del sur-oeste que se intensifican en horas de la tarde, pero que son atenuados por la vegetación presente como totora y junco, así como por la presencia de los acantilados en parte del área. El reciente descubrimiento del sitio arqueológico de Bandurria, pone en evidencia que hace 5000 años, este humedal proveyó de recursos a sus habitantes y permitió el desarrollo de parte de nuestra civilización (3600 a.c.). Presenta una gran diversidad de 09 hábitats (cuerpos de agua, Totoral, Vega de Ciperáceas, playas de limo o charcos, Gramadal, Salicornial, Zona Ribereña, Litoral y Arenal), en los cuales se desarrollan numerosas especies de flora (33 especies de plantas) y fauna (125 especies de aves y 05 especies de peces). Actualmente, debido a la increíble diversidad y número de especies de aves, es visitado por observadores de diversas partes del mundo. Es uno de los pocos ecosistemas costeros en donde podemos observar la parihuana o flamenco (Phoenicopterus chilensis), ave emblemática de nuestro pabellón nacional. Se reporta también la presencia del Gaviotín peruano (Sterna lorata). El manejo del junco y la totora por expertas artesanas locales, forma parte de las estrategias de uso sostenible.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario