jueves, 19 de abril de 2012

En el Perú tenemos universidades chancho


En relación al cierre de aquellas "universidades" en el Ecuador no me queda hacer sino un breve comentario: 

Empezando por los nombres que tienen la mayor parte de ellas, queda claro que la competencia académica no parece ser la característica de sus promotores.

Imagínese: Universidad Og Mandino. ¿No es ese el nombre con que un tipo publicó uno de esos librillos, mezcla de autoayuda y mercadotecnia barata, titulado "El vendedor más grande del mundo"?... El tal Og Mandino enseña allí cómo vender "sebo de culebra", refirigeradoras a los esquimales o estufas en el trópico. Se ve que los promotores de aquella "universidad" son aplicados seguidores del tipo aquel...

Alguna otra se denomina Universidad Politécnica Javeriana. Es decir, papas con camotes. Supongo que los promotores saben que en la vecina Colombia la universidad privada más prestigiosa es la Javeriana, pero no parecen saber -o no les importa- que el nombre remite al santo patrón de la orden religiosa que fundó aquella universidad (Algo así como cuando aquí la tristemente conocida "universidad" Los Ángeles de Chimbote, decidió "santificar" su deplorable fama haciéndose llamar ahora -con anuencia de la ANR- "Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote")...

Aquí también, entre nosotros, tenemos cada caso, que es para reir o llorar.

Esta mañana veía propaganda (en la TV) de la UPIG (Universidad Peruana de Integración Global... ¿Alguien entiende que se quiere decir con ello?).

Supongo que, en un mundo donde el inglés es lengua franca, U-PIG significa para cualquier escolar que entienda un poquito de ese idioma "Universidad Chancho". Imagínese a los pobres alumnos de esa "universidad" presentándose ante alguien que habla inglés -su posible jefe laboral, un socio de negocios o un académico- y diga: estudié en la UPIG... Su acceso al puesto laboral o académico, estará liquidado, acompañado de una inevitable sonrisa -no precisamente de amabilidad- del interlocutor... Pues los promotores de esa "universidad chancho", no parecen ni haber notado la barbaridad que confiesa el nombre rimbombante de esa "universidad". Así de cultos son...

Ahora bien, lo ocurrido en el Ecuador muestra al menos dos cosas: que el problema de las universidades chancho está por todas partes (ciertamente, en algunos lugares más que en otros) y que en el Ecuador hay, por ahora, un Estado que no pierde de vista a la Universidad. Hay allí un Concejo Nacional (con una importante participación en el canon petrolero) que evalúa la marcha de las universidades. Ese no es el caso entre nosotros, donde el número de "universidades" (contando las filiales autorizadas) supera ya las dos centenas... O somos una potencia en educación superior o cunde aquí la estafa con universidades chancho...

Usted conoce muy bien la respuesta... ¡Saludos!

Publicado por Engels Ortiz Samanamud

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario