martes, 22 de marzo de 2011

¿En qué consiste la Enseñanza Integral Ñaupari?

Este artíclo lo encontre en una página de Ecuador y segun los testimonios en la red este tipo de terapia si esta rindiendo sus frutos, felicitaciones a los impulsadores.
Entrevista a María Paulina González:

¿Cómo una madre de familia puede r-evolucionar la educación en su país?

¿María Paulina, por qué y cómo empezaste Ñaupari?

Fue muy interesante porque todo empezó gracias a nuestro primer hijo, David. Cuando él nació era prematuro, de 27 semanas (ya te puedes imaginar el cuadro) con todos los problemas del caso y con un futuro de siempre estar en cuidados especiales. Así que fui una de las primeras madres que consiguió información en el exterior sobre el programa de madres canguro para criarlo. Imagínate que en esa época no sabían mucho al respecto aquí en Ecuador.
Desde ahí era un niño especial y enfermizo, así que yo iba de médico en médico y de medicina en medicina, y lógicamente nada le hacía bien. En esos momentos, en mi desesperación por problemas que él presentó, fuimos donde los mejores médicos de Quito que decían que debía darle una medicina por 10 años todos los días, pero al preguntar sobre las contraindicaciones esta medicina: lo volvería con el tiempo farmacodependiente, nervioso e irritable, con atención dispersa, etc, etc, etc. En esa encrucijada dije NO MÁS MÉDICOS, VOY A BUSCAR UNA ALTERNATIVA…

Y conocí la acupuntura, meditación, respiración, que fue el inicio de una serie de cambios que nos hicieron reflexionar que “SÍ EXISTEN OTRAS FORMAS DE HACER LAS COSAS”. Así que investigué más y empecé a estudiar formalmente medicina alternativa (reflexología, shiatsu, reiki, física cuántica, cromoterapia, aromaterapia, fitoterapia, etc…). Como te darás cuenta esto abrió un mundo para toda la familia, que empezó un proceso de cambio en hábitos alimenticios, menos TV, más naturaleza, controlar más nuestras emociones que son las CAUSANTES DE LAS ENFERMEDADES y en ese caminar. Llegamos al punto en que uno de los problemas para el crecimiento de un niño era el sistema educativo, PORQUE AHÍ ERA DONDE NOSOTROS HABÍAMOS APRENDIDO TODO LO QUE NO HABÍA QUE HACER Y QUE NOS PARECE NORMAL.

En esa época nuestro hijo David tenía ya 8 años, era un niño súper sano, aprendió a sanarse con su propia energía y ni siquiera le daba un resfriado hasta el día de hoy que ya tiene 15 ¡te das cuenta! Pero llegamos a la gran pregunta de si continuaba o no en la escuela y tomamos la decisión con mi esposo de que lo EDUCARÍAMOS EN CASA de una forma libre, rescatando los valores y sobre todo EL TALENTO PROPIO DE CADA UNO; es decir, dejarlo SER el mismo y amarlo. Para esto ya nació su hermanita, Domi y luego Jhosua; lógicamente ellos nunca han ido a la escuela, a diferencia de David que sí estuvo hasta 2do grado.

Ahí nació Ñaupari, que en quechua significa TRASCENDER. Lo hacemos a través de talleres de desarrollo del TALENTO HUMANO, dirigido a padres, maestros, niños y jóvenes.



¿En qué consiste la Enseñanza Integral Ñaupari?

Son talleres que de forma dinámica y vivencial se dirigen a adultos y niños.

En adultos el proceso es más largo porque se trabajan temas como autovaloración, responsabilidad y compromiso, entender los cuerpos energéticos y espirituales del ser, las técnicas de respiración y visualizaciones para soltar el pasado o para quitarnos bloqueos que no nos permiten ser.
En niños es completamente diferente porque se usa el arte, la música y el juego como formas de expresar lo que ya son, y si existen asuntos o conflictos porque ya están con ideas preconcebidas se los dirige de tal manera, con el arte, que pronto se dan cuenta que pueden estar en el mundo sin olvidar quiénes son en realidad.

TODOS SOMOS SERES ESPIRITUALES DIGNOS DE VIVIR EN ABUNDANCIA, FELICIDAD, SALUD, BELLEZA Y ARMONIA.

¿Por qué Ñaupari es preciso para los niños y niñas del Tercer Milenio?

Es muy importante reflexionar sobre los cambios planetarios que estamos viviendo, ya existen demás evidencias en el mundo científico de que todos formamos parte de un todo. Existen leyes universales como las de Atracción, Causa y Efecto, Armonía, etc., y finalmente debemos concienciar que los seres humanos no sólo somos físicos. Por el contrario, somos seres espirituales con una experiencia física, tenemos un cuerpo emocional, mental y a todos estos aspectos que debemos cultivar en sus máximas capacidades. Existen las inteligencias múltiples ya demás reconocidas, y desde hace muchos años el proceso de pedagogía empezó a ser cuestionado por Montessori, Rudolf Steiner, y tantas otras eminencias que dejaron su granito de arena para que tomemos la posta y hagamos con nuestros talentos cambios que lleven a este mundo a mejorar y no a empeorar. Este es un tema muy profundo porque debemos analizar a los niños que son tan sensibles. Actualmente nos sorprenden que haya niños que pueden ver el aura, o son psíquicos; en fin, cuantas cosas así. Y debemos entender que TODOS SOMOS TALENTOS, todas esas capacidades no son el privilegio de unos pocos sino que si descubrimos a tiempo lo que pueden desarrollar nuestros hijos debemos guiarlos hacia su Plan Divino y no entorpecer sus procesos.

¿Qué te llama más la atención en estos niños?

Te voy a contar una anécdota que me sucedió en Loja, en una escuela en la que trabajé mi programa de ENSEÑANZA INTEGRAL CON JUEGOS ARTE Y ECOLOGÍA con un grupo de como 25 niños, con edades entre 6 y 10 años y cuyos problemas iban desde agresividad aguda, autoestima, hijos de padres divorciados o que se han ido al exterior, poca o nada de creatividad y expresividad, hiperactividad y atención dispersa.

Empecé mi programa partiendo del concepto de que TODOS tenemos talentos y obviamente los niños actuales más aún. Este proyecto, cuando está en proceso ya con niños, parte del principio del YO SOY como palabras creadoras que invocan la Divinidad del Ser (eso te explico en otra entrevista).

Al principio yo les contaba cuentos iniciáticos para despertar sus recuerdos, como por ejemplo hablarles de hadas de la naturaleza, y conforme pasaba el tiempo, cuando hicimos un recorrido por el campo, ellos miraban a los seres de la naturaleza directamente, los describían y hasta los pintaron, creaban espadas de luz que servían para acabar con las creaciones humanas, hicieron naves que les transportaban con el pensamiento a otros sistemas de vida, pero todo esto no era sólo su imaginación, ellos realmente se autodescubrieron.

En una salida de campo no nos dimos cuenta de que movimos un avispero de un árbol, y lógicamente las avispas salieron a atacarnos y los niños se pusieron escudos de luz protectores para armonizar a las avispas y, sorprendentemente, sólo dos niños fueron picados sin ninguna reacción física, el resto estuvimos entre las avispas y no nos hicieron nada.

Finalmente, luego de todo el proceso, su creatividad y capacidad de resolver problemas aumentaron notablemente, se volvieron confiables y desaparecieron los problemas de agresividad, atención e hiperactividad, lógicamente en el programa ingresaron maestros y padres de familia.

¿Tu recomendación para los profesores?

Que deben hacer conciencia que ser maestro es una labor muy noble, en sus manos están las nuevas generaciones, y que los niños aprenden no por hacer deberes y dar las lecciones de memoria sino con el ejemplo; cuando nos volvemos modelos reales y nobles a seguir ellos nos admiran y somos dignos de decirnos maestros.

Una materia enseñada con AMOR es tierra fértil para amar a aprender y no desde pequeños odiar ir a la escuela, y al graduarte no querer saber más de estudiar.

¿Para los papás?

La responsabilidad de ser padres más o menos dura unos 21 años desde que nace nuestro retoño; no nos olvidemos de ese compromiso cuando ya llega el momento de dejarlo en la escuela como si fuera ahora asunto de otros. No olvidar que ellos imitan todo y debemos esforzarnos en entender que los primeros años son vitales para pasar información no solamente de modo intelectual sino emocional, y de nuestro cuerpo etéreo. Es decir, los niños sienten lo que nosotros sentimos y eso también es alimento para ellos, no sólo los vegetales. Necesitan vestido y juguetes pero también necesitan amor y tiempo para que juguemos con ellos.

¿Para los niños?

Siempre digan lo que piensan, hagan lo que crean y cumplan sus sueños.

Eres madre de familia ¿Cómo educas a tus hijos?

Como ya les conté, ellos no van a la escuela, los educamos mi esposo y yo, esto es toda una experiencia maravillosa para quien tenga el valor de hacerlo, se la recomiendo. Matemáticas hacemos en la cocina; sí, en la cocina porque ahí podemos aprender de pesos y medidas, me pasan ¼ de queso, media libra de arroz, ½ pizza. Cálculo mental se aprende mientras jugamos y vamos a la tienda; hacemos muchos juegos de mesa y de estrategia. Leemos mucho, escribimos poemas, canciones y cuentos o me ayudan en mi trabajo y así aprenden a hacer cartas, entrevistas, solicitudes, llenar facturas y recibos. Historia: vamos a museos, asistimos al teatro o visitamos bibliotecas. Vamos a la piscina, hacemos bicicleta y asisten a clases particulares ya sea de música, idiomas u otros deportes (¿acaso se necesita más?) ¡y cuando me acuerde les cuento más!. Hacemos muchas manualidades, tejidos, pintura, arcilla, papel maché y mil ideas que encontramos en libros o cualquier amiga nos enseña.

Como mi esposo es arquitecto les lleva mucho a las obras y aprenden en la construcción o los llevamos donde personas que tienen oficios como el de panadero, arte en hierro, etc., etc., donde aprenden mucho; pero sobre todo la idea no es que aprendan sino que despierten su curiosidad y su amor por conocer más. Así que nunca se cansan. Con David ahora que tiene 15 años hemos trabajado con el álgebra, aritmética o materias de ese tipo para su cultura general aprendimos factores, pero al ser sin presiones acepta fácilmente este tipo de retos.

¿Qué apoyo tienes para conciliar tu vida familiar, tu vida profesional y tu propósito de Vida?

El apoyo más grande ha sido mi esposo, cuando empezamos esta experiencia tomamos la decisión y con su fortaleza y gran voluntad hemos llevado a cabo casi todos los sueños, y digo casi porque aún hay nuevos retos que experimentar. Yo no he dejado de trabajar porque ahora con Ñaupari trabajo en lo que me gusta, por eso me pagan y cada día me especializo más en talleres de formación, además que he encontrado una tarea noble donde desarrollar mis talentos y donde conozco gente maravillosa que siempre está dispuesta a ayudar.

Fuente: Trabajadores de la luz

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario