miércoles, 27 de enero de 2010

Neo Sacerdote Lucio Trujillo Huerta

Nació el 2 de marzo de 1982 en el distrito de Cajay de la provincia de Huari.

¿Cómo se siente después de la radical llamada que Jesucristo le hace de seguirle a una misión tan hermosa como es ser sacerdote?
Me siento bendecido por Dios y colmado de toda riqueza y bondad. Me permito hacerles llegar a todos ustedes queridos hermanos mi profunda gratitud y saludo cariñoso en Jesucristo Sacerdote Eterno.
Siento que mi vida entera es insuficiente, para comprender y agradecer sus dones. Lo único que sé decirle es ¡Gracias! ¡Bendito seas!. Como dice San Pablo, llevo el don de la vocación al sacerdocio en vasija de barro, expuesto a estropearse y a romperse si no lo cuido…
Me reconozco que soy limitado y pecador, pero Jesús conoce nuestros corazones, así como conocía a Pedro, a Judas y a otros y sin embargo los llamó… Y ahora a mi indigno pecador quiere hacerme su instrumento: Un sacerdote para continuar su misión. Sólo le pido al Señor que me dé fortaleza para ser un hombre de bien, y ser un sacerdote de corazón.

¿Cómo han sido todos estos años de formación y madurez de su vocación?
Durante los años de mi formación, el Señor como un regalo particular me ha hecho comprender acerca de que la obediencia salva, que redime. Obedecer no significa cumplir lo que me convence o conviene, sino que se trata de descubrir la voluntad de Dios en lo que me ordena, no lo que me guste o convence. Este fue el alimento de nuestro Señor, cumplir la voluntad de su Padre.
Durante este tiempo he tenido momentos de dudas y me preguntaba ¿Que me asegura lo que debo ser? Gracias a mi director espiritual, el cual descubría señales claras de que el Señor si me llamaba y si él me daba ésta vocación, me daría las gracias necesarias, siempre y cuando yo pusiera lo que estaba de mi parte para corresponder.

¿Cómo se siente frente a su pronta Ordenación Sacerdotal?
Ahora a pocos días de recibir el don del sacerdocio y caminando diez años acompañado en todo momento de mi vida por el Señor voy experimentando de que él va llevando a término la obra que inició un día en mí.
“QUIERO ALABARTE Y BENDECIRTE POR TUS MARAVILLAS SEÑOR”

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario